Neymar conquista el ‘Meme de Oro’




Neymar se duele de una entrada

Arrodillado. Sin llorar. Mirando al infinito. Esperando que no fuera real. Buscaba Neymar el mando de la Xbox para mimetizarse en el CS:GO, el video-juego al que está enganchado, el único hábitat natural en el que se siente seguro. Neymar ha vivido el Mundial de Rusia con una incomodidad que tiene más que ver con el personaje que con el futbolista y se marcha de la Copa del Mundo conquistando únicamente el ‘Meme de Oro’. Porque sí ha dejado muestras de su fútbol, es maravilloso Neymar, pero le ha castigado más las simulaciones, las lágrimas, las quejas, esa actitud de niño mal criado que tiene poco que ver con la imagen de los brasileños.

La huella que deja Neymar es la de ese equipo de fútbol de niños de diez años que de repente se tiran al suelo y empiezan a revolcarse. Como Neymar. Ese es su legado. Pobre. Pobrísimo. Ha sido el rey de los ‘memes’. Era fácil burlarse de un tipo que no necesitaría engañar porque su fútbol es auténtico pero que ya no puede luchar contra ese otro yo que le devora, que le obliga a revolcarse, a gemir de dolor, a pasar más tiempo en el césped que en el área rival.

Neymar llegaba al Mundial como líder de la selección brasileña después de recuperarse de una complicada lesión en el pie. Decidió silenciar su presencia en las redes y dejar a los ‘toiss’, sus inseparables amigos, en Brasil, buscando un perfil bajo, una imagen alejada de la que nos tiene acostumbrados. Dejaba de ser él. Y toda esa tensión acumulaba se traducía en lágrimas tras marcar su primer gol, ante Costa Rica, lágrimas que se interpretaron como una señal de debilidad. Brasil no quería más lloros, había tenido suficiente con el Mundial’2014, cuando hasta con el himno lloraban todos, desde el capitán Thiago Silva al utillero. Brasil necesitaba a un Neymar alegre, que se divirtiera con el balón, que buscara a Coutinho, que se asociara con Willian, que llevase a Brasil al ‘hexa’. Pero lloraba Neymar porque el VAR le había pillado con un ‘desmayo’ ficticio, de esos que te retratan, que te convierten en un tipo deleznable, que provocan oleadas de comentarios hirientes en twitter de personajes relavantes en el mundo del fútbol. Neymar ha perdido en este Mundial el carisma que había conseguido con su fútbol al lado de Messi en el Barça.

Soñó Neymar con conquistar el Mundial con Brasil para arrebatarle a Messi y Cristiano Ronaldo el Balón de Oro, quería ser el mejor, subir al escenario del Fifa ‘The Best’ en el mes de enero, con pajarita y de Armani, y besar el trofeo que tantas veces ha visto como se llevaban otros. Pero la imagen de Neymar después de este Mundial ha caído. Y no es por su fútbol. El brasileño es capaz de dibujar jugadas increíbles en el campo. Pero es que Neymar ya no te despierta una sonrisa ni cuando inventa un disparo imposible para que Coutois demuestre que es un porterazo, porque te pesa más la jugada anterior, esa en la que se ha caído en el área simulando una vez más. Para los memes, genial

Fuente: https://www.mundodeportivo.com/futbol/mundial/20180706/45723970339/neymar-conquista-el-meme-de-oro.html

Leave a Reply